Cómo educar adolescentes: lo que debemos y no debemos hacer

como educar adolescentes

Cómo educar adolescentes

 

El estilo educativo y comunicativo de la familia influye mucho en los adolescentes. Por eso los padres y madres de hijos adolescentes debemos evitar los errores más comunes e intentar educar en positivo y dar en las claves para  saber cómo educar adolescentes.

Cómo educar adolescentes es una gran preocupación de muchos padres. Es imprescindible que como adultos de referencia sepamos transmitirles nuestro apoyo incondicional, para que en esta etapa de grandes cambios sientan que no están solos.

Cómo educar adolescentes de la mejor manera

 

Te damos unas recomendaciones sobre cómo educar adolescentes de la mejor manera:

  1. Educar en equipo. Ponerse de acuerdo ambos padres y con el mismo criterio es fundamental, porque si el adolescente recibe mensajes contradictorios, aprenderá a utilizarlos para manipular y salirse con la suya. Por ejemplo: no hay que decir nunca el “Pregúntaselo a tu padre o lo que diga tu madre”. Si necesitamos hablarlo pausamos la conversación para más tarde, hasta que nos hagamos puesto de acuerdo.
  2. No a los castigos, sí a las consecuencias. Parece lo mismo, pero no lo es. Pactar con ellos una consecuencia si no cumplen las normas establecidas es responsabilizarlos de sus propios actos, y eso es positivo y necesario. Como adultos somos la autoridad, debemos ponerles límites, pero eso no se traduce en castigar sin una explicación previa. Por ejemplo: pactamos que puede salir con sus amigos pero a tal hora tiene que estar en casa, y le explicamos que le damos este voto de confianza, pero que si no nos muestra que es responsable cumpliendo la norma otro día no lo dejaremos salir. Está en sus manos ser responsable o incumplir los límites, pero tiene una consecuencia detrás.
  3. Somos sus padres, no sus colegas. Los adolescentes necesitan a sus padres como adultos de referencia. Conseguir una relación de buena confianza y comunicación es importante, pero no debemos ponernos a su mismo nivel. Aunque tengamos buena relación con ellos somos la figura de autoridad y seguridad. Cuidado con la frase de “Yo soy la mejor amiga de mi hija”, no mezclemos roles.
  4. No dar malos ejemplos. Nuestras actuaciones deben evitar la incongruencia entre lo que se dice y lo que se hace. Por ejemplo: no podemos pedir que no estén enganchado al móvil si nosotros hacemos lo mismo, o no podemos decirle que no grite gritando. Seamos un ejemplo de conducta positivo y coherente.

Cómo educar adolescentes5. No ser negativos. Es vital intentar hablarles en positivo, enfocando los problemas desde el lado más optimista, transmitiéndoles ilusión y motivación. Si ellos fracasan en algún objetivo que se han propuesto es mejor hacerles la valoración o comentario de la forma menos negativa, sugiriéndoles otras alternativas. La adolescencia es una etapa vital con muchas emociones, necesitan sentirse escuchados y valorados.

6. Sobreprotección. En nuestra sociedad es uno de los errores más frecuentes que cometen los padres. Aunque no nos demos cuenta, desde pequeños muchos padres asumen tareas y soluciones de los problemas cotidianos de sus hijos.  En la adolescencia debemos acompañarlos en su maduración y autonomía personal, pero sin evitar que sean responsables de sus actuaciones. Un ejemplo que veo mucho: el adolescente se ha dejado el libro para estudiar el examen de mañana y los padres remueven mar y tierra para conseguirlo. Es él o ella que se ha dejado el libro, es quien debe buscar soluciones a su problema, no los padres.

7. Comunicación y escucha. La comunicación entre padres-hijos adolescentes es vital en esta etapa. A veces puede resultar difícil establecer una buena comunicación con los hijos adolescentes, por eso requiere paciencia y perseverancia. Hay adolescentes más comunicativos y otros más herméticos, pero hay que buscar momentos en los que están más habladores para escucharlos y promover el diálogo. Es muy positivo buscar el compartir actividades o espacios comunes para afianzar lazos.

8. Reforzar su autoestima. La gran mayoría de los adolescentes tienen una autoestima muy negativa en algún momento. Están asimilando muchos cambios a nivel corporal y emocional, y nosotros como adultos tenemos una gran influencia sobre ellos. Es importante reforzar su autoestima, valorando positivamente su comportamiento o actuación concreta. Por ejemplo: es mucho más importante felicitar y reforzar un 5 en un examen que les ha supuesto mucho esfuerzo que un 8 sin esfuerzo, y cambiar frases como “Eres un mal estudiante” por “Este examen has sacado un mal resultado” es fundamental.

Sabemos que educar a hijos adolescentes no es una tarea nada fácil y no existe un manual a seguir para que salga todo como se desea. Pero no olvidemos que cada etapa del desarrollo tiene sus ventajas y sus momentos buenos. Intentemos pasar tiempo juntos, disfrutar en familia, relajarse ahora que ya no tenemos bebés dependientes, y aprovechemos el momento para estar con los hijos adolescentes. Y lo mejor para saber cómo educar adolescentes es aceptando como son y respetando su libertad de expresión.

Y tu, ¿tienes dudas sobre cómo educar a tu un hijo adolescente?

Comparte si te ha gustado

Sobre nosotros Eli Soler

Blog especializado en Adolescencia y Educación, con recursos educativos para padres y madres de adolescentes y profesorado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.