Dinámicas de grupo para adolescentes

Dinámicas de grupo para adolescentes

Dinámicas de grupo para adolescentes

 

Existen numerosas dinámicas de grupo para adolescentes que pueden ayudar a los más jóvenes a aprender acerca de diferentes aspectos de una manera entretenida, al mismo tiempo que puede ayudarles a la hora de reflexionar sobre determinados conceptos y hechos que van más allá de la formación escolar.

Las dinámicas grupales pueden ser de gran utilidad en institutos u otras entidades juveniles. Hay dinámicas para todas las edades, desde para los más pequeños hasta para los adultos, por eso estas se deben adaptar a la edad de los participantes y a los objetivos que se pretende trabajar.

Este tipo de actividades son muy útiles para conseguir que los adolescentes maduren y reflexionen sobre la vida en general y sobre su propia vida, además de ayudarles a la hora de tomar decisiones. A simple vista pueden parecer un simple juego, pero hay mucha reflexión e interiorización detrás de cada sesión. Por eso yo las utilizo siempre en mis talleres con adolescentes, tanto dentro de los institutos como en los espacios jóvenes municipales.

Cómo plantear las dinámicas de grupo para adolescentes

 

En función de las características del grupo y del momento en que se realiza (no es lo mismo por ejemplo al inicio de curso que al final) habrá que escoger unas dinámicas de grupo para adolescentes adecuadas. Por ejemplo: al inicio de curso es buena idea realizar dinámicas de presentación, o incluso de confianza, pero si el grupo no se conoce no tiene sentido plantear una dinámica de cooperación. En cambio, si es un grupo que ya se conoce de hace tiempo y ha habido problemas entre compañeros se puede plantear una dinámica de resolución de conflictos.

A la hora de plantear estas sesiones ayuda conocer en grupo, aunque no es indispensable. Yo cuando voy a hacer un taller en un instituto en la primera sesión nunca conozco el grupo. Eso a veces dificulta el trabajo porque no sé cómo van a reaccionar, pero también elimina prejuicios y etiquetas impuestas. Aunque si hace falta ser rápido en captar los roles de dentro del grupo y tener flexibilidad para adaptarse al grupo.

Tipos de dinámicas de grupo para adolescentes

 

Existen numerosas dinámicas de grupo para adolescentes, la lista puede ser muy larga, pero entre las principales podemos encontrar:

  • De presentación
  • De comunicación
  • De confianza
  • De cooperación o trabajo en equipo
  • De resolución de conflictos
  • De motivación
  • De autoconocimiento
  • Para trabajar la educación emocional
  • Para potenciar las habilidades sociales

dinámicas de grupo para adolescentes

Objetivos de las dinámicas de grupo para adolescentes

 

En función del objetivo a conseguir se deberá optar por un tipo de dinámica u otra, debiendo ser siempre conscientes de que su aplicación tiene numerosas ventajas, entre las cuales se encuentran las siguientes:

  1. Genera “sentimiento de pertenencia”. Ayudan a que los participantes se sientan parte del grupo, sientan que tienen su sitio en el grupo. Ese aspecto en adolescentes es muy positivo, porque pone a todos los compañeros de clase dentro del mismo plano potenciando la empatía y la cooperación.
  2. Autoconocimiento. Cada persona que forma parte de estas dinámicas consigue tener un mayor conocimiento tanto de sí mismo como de los demás. Como son planteadas a través de un juego, los participantes no tienen tiempo a pensar cómo deben actuar o de juzgar cómo actúan los demás, simplemente se dejan llevar, descubriendo aspectos de ellos mismos que desconocían. Por eso, ese tipo de sesiones ayudan a reflexionar y a madurar a los adolescentes.
  3. Mejora la comunicación. Las dinámicas de grupo también ayudan a que exista una mejor comunicación entre los miembros del grupo, haciendo que las comunicaciones e interacciones sean más auténticas. Al actuar a través del juego, a través del ocio, los participantes se lo pasan bien juntos y estrechan lazos. Eso es muy beneficioso para un grupo de clase de adolescentes ya que les ayuda a comunicarse entre ellos de un modo más positivo.
  4. Incentiva la participación y motivación. La realización de este tipo de dinámicas ayuda a incrementar el nivel de participación de los miembros del grupo, además de motivarlos a la hora de expresar sus sentimientos y necesidades. Esto contribuye a conseguir un mayor bienestar dentro del grupo. Por eso, ese tipo de sesiones son una herramienta fundamental para trabajar la educación emocional.
  5. Trabajo en equipo. Al existir un mayor sentimiento de grupo mejorar la participación activa de sus miembros. Cada miembro es consciente de lo que puede aportar al grupo y de todo lo que puede recibir de él, mejorando el mejor funcionamiento de todo el grupo. Además, ayuda a potenciar las potencialidades de cada miembro y a reforzar así su autoestima.
  6. Mayor socialización. Se estimula la colaboración y la socialización entre los miembros del grupo, siendo otra de sus principales ventajas. A través de estas sesiones podemos potenciar las habilidades sociales y romper con dinámicas no positivas que encontramos muchas veces dentro de los grupos de adolescentes. Por eso, son muy eficaces como herramienta para la prevención del acoso escolar o bullying.

 Beneficios de las dinámicas de grupo para adolescentes

 

Por todo ello, es recomendable que en centros educativos y otras entidades juveniles se lleven a cabo este tipo de actividades con cierta frecuencia. Hay que cambiar la visión de que una dinámica de grupo es solo un juego y ver que es una herramienta educativa con mucho potencial.

Es importante destacar que para realizar estas sesiones debe haber una persona que ejerza de dinamizador/a. En este caso, la persona debe tener los conocimientos y experiencia previa sobre este tipo de trabajo, especialmente si nos dirigimos a menores. Las dinámicas de grupo remueven muchas emociones que, como dinamizadores, debemos ser capaces de sostener, especialmente en adolescentes.

También resaltar que para que una sesión con dinámicas de grupo para adolescentes sea realmente educativa o terapéutica es muy importante hacer una reflexión final. Así, el transcurso de la sesión sería: primero plantear el funcionamiento de la actividad, durante dinamizar la actividad y observar las reacciones que se producen, y posteriormente conducir una reflexión final.

Si te interesa ver ejemplos prácticos sobre dinámicas de grupo que yo utilizo en mis talleres con jóvenes, puedes encontrarlas en el apartado de Recursos Educativos de este blog.

Comparte si te ha gustado

Sobre nosotros Eli Soler

Blog especializado en Adolescencia y Educación, con recursos educativos para padres y madres de adolescentes y profesorado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.