[Un Café Con] Yolanda: ser madre de adolescentes

 

Vamos hoy con la última entrevista de la temporada, de la sección de Un Café Con, para llevar al blog la experiencia de madres, padres, tías, familiares de nuestros queridos adolescentes.

En esta ocasión os traigo a Yolanda, madre de dos hijas y bloggera, que nos cuenta como es su experiencia siendo madre de una adolescente.

¿Cuéntanos, cuantos años tienen tus hijas?  

 

Mis hijas tienen 11 y 4 años.

¿Consideras que la mayor está de lleno en la adolescencia? 

 

La mayor está entrando de lleno en la adolescencia, pensaba que era pronto, pero hablando con las mamás de niñas de su clase, veo que están todas igual.

¿Qué notas que es distinto ser madre de una adolescente a la etapa infantil o primaria?

 

Bueno, noto mucha diferencia, es una etapa completamente diferente. Ella sabe que se hace mayor y creo que necesita reafirmarse en ello. Cambia su actitud en casa, está más rebelde, te cuestiona las decisiones, quiere siempre tener la razón, ya no quiere que yo le escoja la ropa, dice que se aburre cuando va a los sitios con nosotros…. Y todo esto ha hecho que tengamos que adaptarnos a ella, en el sentido de intentar comprenderla, acompañarla en sus sentimientos, e intentar encontrar soluciones justas.

 

¿La comunicación entre vosotras ha cambiado?

 

En general la comunicación es buena, me cuenta todas sus cosas, y hablamos muy claro y de forma honesta siempre, de cualquier tema. Sabe que puede confiar en mí, y  de momento la cosa suele fluir. Intento hacerle ver que yo la comprendo porque también he sido adolescente, y le cuento anécdotas mías para que vea que es cierto, y nos reímos mucho juntas. Y también hay momentos en que su “pavo” me enciende, y tengo que pararle los pies, para que no confunda los términos, que sea una madre moderna y comprensiva, no significa que sea su colega del colegio, ni que vaya a permitirle salidas de tono.

¿Qué aspectos son los que te preocupan más sobre su educación? 

 

En temas de colegio, no me preocupa. Emma tienes altas capacidades, y está súper motivada. Le encanta aprender. Y además el colegio está encima, trabajando con ella, para que no se aburra ni se desmotive. En cuanto a su educación como persona, intentamos inculcarles unos valores muy claros, porque queremos que sean mujeres fuertes e independientes. Que amen la vida, y el vivirla. Que hagan un deporte para que encuentren en él el equilibrio físico y mental necesario. Que sean libres. Que hagan el bien.

¿Hay algún aspecto que te quiete el sueño o al que temas más?

 

Ahora mismo, con esta edad, no. Lo que me preocupa es cuando tenga edad de salir. No por ella, porque sé que deben divertirse, y que alguna animalada hará…como todos… lo que me da miedo no es ella, son los demás, se escuchan tantas noticias horribles sobre chicas desaparecidas, o muertas a manos de un loco… eso me da miedo.

Como madre, ¿qué aspectos sientes más dificultad por gestionar? 

 

Quizás me cuesta gestionar sus emociones, igual que las mías, por eso trabajo en ello cada día, aunque reconozco que me cuesta. 

Como madre, ¿a qué tipo de información sueles recurrir o qué tipo de ayuda te gustaría encontrar? 

 

Me gusta leer blogs, mirar videos de YouTube, de personas como Miriam Tirado, o Alberto Soler, también sigo en redes a Elena Crespi, que me encanta, de todos ellos aprendo.

 

¿Te acuerdas de tu adolescencia? ¿Cómo fue? 

 

¡Sí que me acuerdo! Bueno… no fue demasiado mala, creo yo. Debería preguntarle a mi madre, yo la recuerdo pues eso, con rebeldía, con ganas de ser mayor, de comerme el mundo, con la sensación de que ya sabía de todo, quería crecer muy deprisa…. tenía un pavo considerable, recuerdo que mi padre me decía que yo no tenía un pavo, yo tenía un corral… pero bueno, en general no fue mala.

¿Crees que la adolescencia es una etapa poco valorada? 

 

Creo que se la tacha de complicada, y ahí nos quedamos. Y es mucho más que eso. Es un tiempo fantástico de cambios, de evolución, de aprendizaje, de empezar a salir al mundo… y los padres debemos enfocarlo como algo maravilloso, no como un trauma. Y debemos aprender para tener herramientas y saber gestionar esos cambios, saber entenderles, acompañarlos en sus conflictos internos, en sus emociones desbordadas, cuando ni ellos mismos saben los que les pasa, debemos respetar su espacio.

 

 

Muchas gracias Yolanda por contamos tu visión como madre de una adolescentes, con tanto optimismo, seguro que ayuda a muchas otras madres. Si queréis conocer más sobre su experiencia y los proyectos en los que está inmersa podéis seguirla en:

Twitter: @MamiTribuBlog

Comparte si te ha gustado

Sobre nosotros Eli Soler

Blog especializado en Adolescencia y Educación, con recursos educativos para padres y madres de adolescentes y profesorado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.